Gabinete Audiológico


 

 

Disponemos de las últimas novedades en audífonos: audífonos con diseños modernos y tecnológicos con la mejor calidad de sonido y un amplio surtido de complementos auditivos.
Te ofrecemos revisiones y seguimientos gratuitos asi como la posibilidad de probar los audífonos durante un mes, antes de realizar la compra.

 

 

Facilidad y Garantía


Amplifon cree que no basta con suministrar un buen audífono, sino que es necesario hacer un seguimiento continuo al usuario, con todos los medios necesarios. Por este motivo, Amplifon ha añadido una serie de servicios que completan la oferta reservada a sus propios clientes.

 

 

Pago Personalizado

Quien compra un audífono puede acordar una solución de pago prorrateada según sus necesidades. Se le propone diferentes fórmulas de financiación que se ajustarán a sus necesidades:

Financiación de hasta 12 meses sin intereses*

*previa aceptación bancaria

 

Garantía Legal

Cada audifono tiene 3 años de garantía por defecto de fabricación.

Durante este periodo, las reparaciones se efectuarán gratuitamente. Están excluídos de la garantía: Los materiales de consumo especificados sobre el certificado que será entregado en el momento de la compra con el producto. Defectos derivados de un uso inadecuado del audífono por parte del usuario.

 

Prueba del audifono

Se ofrece la posibilidad de probar un audífono por un mes, sin compromiso de compra. La prueba te permite de decidir con total seguridad si comprar un audífono y qué modelo. La posibilidad de probar el audífono es la ayuda que se ofrece para satisfacer sus necesidades y ofrecerle la mejor solución.

 

Satisfacción o Reembolso

La persona que cambia su audífono por uno nuevo tiene 30 días para verificar si el producto responde a sus expectativas. Si por cualquier razón decide devolverlo, se le reembolsa el importe de la compra.

 

Pide tu cita, para una revisión sin compromiso en el 963471380.

Los sintomas de la hipoacusia

Salvo en raros casos, la hipoacusia no es un proceso repentino sino que se instaura de manera lenta y progresiva determinando una especie de costumbre a oír mal,  que dificulta el reconocimiento del problema auditivo.

Al principio dejan de oírse sólo algunos sonidos.
Los primeros síntomas de una pérdida auditiva son:


•  La necesidad de hacerse repetir las frases:
el hipoacúsico pierde palabras o frases porque no las entiende o las confunde, pero además advierte al mismo tiempo el aumento de los ruidos de baja frecuencia (electrodomésticos, tráfico, etc.), que le resultan molestos.

•  La dificultad en las relaciones interpersonales:
si varias personas hablan juntas o si se conversa en medio del tráfico o dentro de un auto, entender resulta difícil.

•  Los errores de comprensión en la conversación:
los primeros tonos que dejan de oírse son los altos. Las palabras contienen frecuencias bajas (por ejemplo, las vocales, A-E-I-O-U) y altas (principalmente algunas consonantes, como C-S-F-Z). Si al pronunciarse la palabra ESFUERZO el hipoacúsico no oye las consonantes S, F y Z (porque la frecuencia es alta), entiende la palabra HUERTO.

•  El malestar y el estrés:
la dificultad para entender las palabras durante una conversación es un obstáculo para la vida social.

•  Dificultad para entender a los niños:
porque tienen la voz más aguda, es decir que hablan con tonos altos.

•  La necesidad de aumentar el volumen de la televisión.